caracteristicas dolor musculoesqueletico

Todo lo que debes saber sobre el dolor muscoesquelético

El dolor muscoesquelético viene derivado de trastornos óseos, articulares o musculares; o de diversas lesiones en tendones, ligamentos y bolsas sinoviales. Por lo general, suelen estar localizados en el cuello, la espalda, los hombros, los codos, los puños y las manos. Se dan con mucha frecuencia en trabajos en los que se requiere una gran actividad física, pero también por mantenerse en malas posturas durante largos periodos de tiempo.

Tipos de dolor según la zona

- El dolor óseo: suele ser muy profundo y molesto, por lo general, resultado de un traumatismo. Otra causa menos frecuente puede ser las infecciones óseas, trastornos endocrinológicos o tumores.

- El dolor muscular: suele ser ligeramente menos intenso que el dolor óseo, pero igualmente molesto. El dolor viene como consecuencia de una lesión, la pérdida de flujo sanguíneo, una infección o un tumor.

- El dolor en los tendones y los ligamentos: también es un poco menos intenso que el dolor óseo, pero aumenta en gran medida cuando el tendón o el ligamento dañado se mueve o se estira. Por eso se alivia guardando reposo. Entre las causas de este dolor se encuentran la tendinitis, la tenosinovitis, la epicondilitis lateral o la epitrocleítis medial y algunos traumatismos, que suelen ser la causa más frecuente, como por ejemplo los esguinces.

- El dolor en las bolsas sinoviales: estas bolsas son cavidades llenas de líquido que trabajan como protección alrededor de las articulaciones. Las causas del dolor pueden ser traumatismos, sobrecargas, gotas o infecciones. Los movimientos empeoran el dolor, por lo que es necesario el reposo, ya que la bolsa afectada puede inflamarse.

- Dolor en las articulaciones: puede ser consecuencia de diversos trastornos que comprenden la inflamación articular, aunque no siempre tiene por qué estar relacionado con la artritis. El dolor causado por estas inflamaciones suele estar presente incluso cuando se está en reposo.

Tratamientos

Este dolor puede tratarse bien con analgésicos (que se te hayan recetado en la consulta al doctor) o bien con otras medidas para aliviar el dolor, que siempre suelen tratar su causa. El doctor puede recomendar tratamiento con medicina (paracetamol, antiinflamatorios no esteroides o incluso si el dolor es muy intenso, con opiáceos) o el tratamiento del DMEC, que solo es eficaz cuando viene con un programa multidisciplinario preparado con profesionalidad. En él hay que tener en cuenta los aspectos psicológicos, físicos y sociales del paciente. Además, dependiendo del motivo del dolor, aplicar calor o frío o guardar el reposo pertinente, puede llegar a aliviar en gran medida el dolor muscoesquelético.

Para el tratamiento del dolor muscoesquelético es muy importante el papel del farmacéutico, que se interese por la evolución de los síntomas y detecte los posibles efectos adversos por si pudiera haber interacciones con otras terapias simultáneas. Si el tratamiento no es lo suficientemente eficaz, se deberá consultar de nuevo con el médico para corregir esta desviación detectada. El farmacéutico debe educar y dar pautas al paciente para que lleve estilos de vida saludables. Hay un dato muy importante a tener en cuenta y es que está demostrado que el dolor muscoesquelético incrementa con la edad y que además prevalece más en las mujeres.

Sin comentarios

Añadir un comentario